Saltar al contenido
PecesDelMar.com

El tiburón que no sabía nadar 🦈

Historias de tiburones para niños, uno de los mejores cuentos de tiburones infantiles

Además disfruta de la categoría de cuentos de peces que tenemos en nuestra web.

Cuentos infantiles de tiburones cortos

Cuento de tiburones para niños

Cuenta la historia que en las profundidades del mar Atlántico, vivía un pequeño tiburón blanco, junto a sus padres los tiburones más grandes del mundo.

El pequeño tiburón había nacido con un problema en una de sus aletas y no le permitía nadar como otros. 

Además, al ver sus amigos los demás tiburones blancos que nadaban con tanta facilidad, le frustraba bastante. 

Sin embargo, siempre contaba con el apoyo de sus padres tiburones para no sentirse inferior a los demás. 

Una mañana de práctica, cerca de las costas de los Estados Unidos, estaba junto a sus padres y otros tiburones blancos, hasta que de repente…

Llegó un gran barco pesquero que estaba buscando tiburones para capturarlos. 

En ese momento todos los tiburones comenzaron a huir, pero desafortunadamente el pequeño tiburón blanco no podía nadar tan rápido. Así que su padre se quedó para ayudarlo, pero fue capturado. 

El papá tiburón medía más de 5 metros de longitud y pesaba casi 2 toneladas. Siendo uno de los tiburones más grandes y peligrosos del mundo. Pero esto no le ayudó a escapar de la red. 

La madre del pequeño tiburón blanco pensaba que era imposible salvar al papá tiburón. Así que decidió escapar con el pequeño. 

Sin embargo, el pequeño tiburón se sentía muy triste y culpable, ya que no pudo nadar tan rápido para escapar. 

Pasaron los días y todo era muy triste, todos los amigos lo buscaban para hacerlo sentir mejor. Pero no funcionaba. 

Un día estaba cerca de una roca, no había notado que cerca de él había un pescado loro que trabajaba con las rocas. 

El pez al ver al pequeño tiburón triste e indefenso, le preguntó. 

  • “¿Qué hace un tiburón blanco flotando cerca de una roca y sin querer moverse?”

El pequeño lo miró y le dijo. 

  • “No tengo ánimos de nada”. 

Esto llamó la atención del pescado loro y le dijo. 

  • “Es muy extraño encontrar un pequeño tiburón blanco solo. ¿Dónde están tus padres?” 

“Mi padre fue capturado por un barco pesquero”. – respondió el pequeño. 

Rápidamente el pez loro recordó que su amigo el pez damisela azul también había sido capturado por un barco pesquero y le dijo. 

  • “Un amigo también fue capturado, entiendo tu dolor”. 

El pequeño le preguntó. 

  • “¿Sabes dónde podrían estar?” 

“La verdad si lo sé, pero es muy difícil sacarlos de allí”. – respondió el pez loro

Esto no frenó al pequeño tiburón y le dijo que fueran a buscarlos. 

El pez loro, un pez sabio y trabajador. Sabía que ayudar al pequeño era muy difícil, pero no dudo en dar el sí. 

“Vamos a buscarlos” – dijo el pez loro. 

Llegaron a la costa donde había una fábrica enorme de pescados. Existían todas las clases de peces de mar que podríamos imaginar. 

Y allí estaban.

El papá tiburón estaba junto a otros tiburones. 

El pequeño tiburón tenía problemas para nadar rápido, pero su inteligencia era como la de un delfín. 

Observó que podía entrar el pez loro por un hueco y abrir la puerta.

Así que se pusieron manos a la obra. El pez loro pudo entrar y cuando llegó el papá tiburón, le dijo. 

  • “Vengo con tu hijo, hemos venido a salvarte”. 

El papá tiburón no creía lo que decía el pez loro y le respondió. 

  • “Alejate de mi o te comeré”. 

El pez loro le dijo. 

  • “Escúchame bien, perdí un viejo amigo, por culpa del barco pesquero. No dejaré que el pequeño te pierda a ti”. 

El papá tiburón pensó y dijo. 

  • “¿Cómo saldremos de aquí?”. 

“Nosotros los viejos nos llenamos de preocupaciones y esto nos hace cada vez más ciegos. Gracias a tu pequeño que posee una inteligencia enorme, me enseño como podemos escapar”. – dijo el pez. 

Se pusieron manos a la obra y pudieron salir junto a los demás tiburones. 

El papá estaba muy contento y el pequeño aún más.

Todos se fueron a casa y al llegar la madre no creía lo que veía en sus ojos. 

Minutos después, el pez loro dijo adiós y se marchó. 

Desde ese entonces, el pequeño tiburón blanco practicaba cada vez más duro para nadar y nadar lo mejor que podía. Pero, ¿sabes donde? 

En el lugar de trabajo del pez loro. Ambos se hicieron amigos, el tiburón le dijo que quería que el pez loro fuera su maestro. 

El pez loro le enseñó al pequeño tiburón como producía la hermosa arena blanca que existe en el mar. 

El pequeño tiburón entendió que los pescados loros, son de los peces más importantes que tiene el planeta Tierra, ya que gracias a la arena blanca que producen, las cálidas aguas se mantienen en buen estado. 

Todos vivieron felices para siempre.

Recuerda, todos los peces tienen una gran función, y como el pescado loro, muchos ayudan al océano a tener estabilidad. 

Además, los tiburones no son malos, sin importar que sean los tiburones más raros del mundo. Todos somos seres humanos, y los animales tienen el derecho de vivir en libertad. 

Cuentos de tiburones cortos para niños

Esperemos que te haya gustado este cuento corto de tiburones para preescolar. Además, te invitamos a seguir disfrutando de los cuentos de tiburones cortos y el cuento el tiburón y sus amigos.

Si te ha gustado este cuento, no olvides dejar tu comentario en el apartado inferior.


¿Y tú qué opinas? Coméntalo debajo. 👇


error: El contenido está protegido